El mejor escenario para el Embrujo

Carratraca, situada entre las estribaciones más nororientales de la Serranía de Ronda (sierras de Alcaparaín, Baños y Aguas), es al mismo tiempo una de las puertas septentrionales del Valle del Guadalhorce y territorio fronterizo entre estas dos comarcas y la de Antequera, con la que conecta por Ardales. Su paisaje es de laderas muy abruptas en la sierra de Alcaparaín y algo más suave en las sierras de Baños y Aguas, cubiertas de pinares y monte bajo y algún que otro olivar allí donde el relieve lo permite. En el fondo del valle que recorre el término municipal de norte a sur, y por el que discurre el arroyo de las Cañas, el campo es de huertas en los márgenes de los arroyos y de cultivos de cereal y olivar entre éstas y el comienzo de las sierras. En el casco urbano de Carratraca destaca poderosamente el conjunto arquitectónico formado por la casa de Doña Trinidad Grund, convertida en Ayuntamiento, y la torre próxima a dicha casa. Desde las terrazas de este conjunto se obtienen bellas panorámicas del entorno.

La situación estratégica de estas tierras, entre dos poblaciones con una rica historia, como son Álora y Ardales, tuvo que favorecer la presencia del hombre en ellas desde muy antiguo. En las proximidades del arroyo de los Pinos, en la sierra de Alcaparaín y en una sima de 40 metros de profundidad, se ha localizado un enterramiento del Neolítico, así como pintura esquemática de tipo cruciforme y cerámica de decoración incisa.

Las propiedades curativas de los manantiales de aguas sulfurosas que manan en Carratraca ya llamaron la atención de los romanos, que dejaron monedas de cobre y plata con efigies de Tiberio, Claudio y César en el yacimiento conocido como La Glorieta, y una necrópolis tardorromana en Los Maderos, cerca del arroyo de las Cañas.

El primitivo núcleo de Carratraca parece que tiene su origen en la época árabe, sin embargo el pueblo actual se formó en el siglo XIX a partir de la ampliación de un cortijo llamado Aguas Hediondas en el que había un balneario y de una ermita construida en el siglo XVIII que despertaba la devoción de visitantes. Según cuentan las crónicas, esta ermita fue levantada por un tal Juan ” Camisón “, que, al curar de los graves males de piel con los que acudió a bañarse en las aguas hediondas de Carratraca, recogió dinero por toda la comarca para la construcción de dicha ermita y la dedicó a Nuestra Señora de la Salud.

La iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Salud es uno de los edificios de interés arquitectónico aunque data de principios del siglo XIX. Fue construida sobre el solar de una antigua ermita y el interior consta de tres naves separadas por arcos de medio punto, con armaduras de madera y bóvedas semiesféricas para cubrir el presbiterio y el camarín donde está la imagen de la Virgen de la Salud.

El edificio del Ayuntamiento tiene también interés por su estilo neomudejar en el que sobresalen las dos galerías superpuestas y con arcos de herradura.

Construcción muy singular es la pequeña plaza de toros de planta poligonal y excavada en la roca de Sierra Blanquilla. Este es el lugar donde los vecinos del pueblo, convertidos en actores ocasionales, escenifican la Pasión en Semana Santa y el Embrujo de Luna Mora.

Mención especial merece para el viajero el balneario de aguas sulfurosas. El enclave surgió alrededor de las fuentes y de una ermita del siglo XVIII en el érmino municipal de Casarabonela, del que se separó en 1821. Veintiséis años más tarde se creó el balneario en un estilo tan apropiado como el neoclásico, muy propio de la edad de oro de este tipo de establecimientos de mitad del XIX.

En el interior del edificio que alberga el balneario – un caserón de piedra con portada neoclásica cuyo proyecto fue sancionado por la Real Academia de San Fernando – , destaca en un patio interior de zócalo de cerámica el templete rodeado de columnas blancas de mármol jaspeado.

Otros lugares de interés fuera del casco urbano de Carratraca son las cuevas del Duende y la del abrigo de Alcaparaín, así como las simas Gorda y la de los Murciélagos (necrópolis). Igualmente puede visitar la zona de los Pantanos, o cualquier pueblo de la Comarca de Guadalteba o de la Comarca del Guadalhorce. Carratraca es punto de unión de las dos comarcas.

VELA